25
Sep

¿Es posible un plazo… no tan corto?

Escrito el 25 Septiembre 2006 por Cristina Simón en Gestión Empresarial

Es creciente el número de referencias que aparecen en la web cuestionando el cortoplacismo que caracteriza a la labor empresarial. Entre ellas se agradece especialmente el informe que el Center for Financial Management Integrity ha realizado con un conjunto de recomendaciones acerca de los usos y abusos de este enfoque empresarial. El título, Breaking the Short-Term Cycle: Discussion and Recommendations on How Corporate Leaders, Asset Managers, Investors, and Analysts Can Refocus on Long-Term Value’ ya es en sí mismo prometedor. Pero lo más esperanzador es la comunidad de la que surge: el CFA Institute, organismo que concede la Chartered Financial Analyst, la certificación de mayor prestigio mundial en el campo de los analistas financieros.

La primera de las recomendaciones del informe es que se suprima la práctica del reporte trimestral. Hace poco un alto directivo me comentaba que él cuenta su vida profesional por ‘trimestres’ –una vez pasado el reporte, borrón y cuenta nueva. Como psicóloga, eliminar de la perspectiva el medio y largo plazo me parece un desperdicio de neuronas, sobre todo teniendo en cuenta la diferencia tan abismal que termina habiendo cuando se introduce este elemento en la toma de decisiones. Pero esta es hoy por hoy la máxima empresarial: vive para el ‘quarter’…

Otra de las prácticas que recomienda el informe es abandonar en la medida de lo posible los tecnicismos financieros y volverse más cercanos a otras disciplinas en la comunicación de sus reportes (esto lo veo más difícil -el resto de las áreas de la empresa ya estamos hechos a las consultas al oráculo financiero ;-)). Incluso apuntan a una cierta ‘re-educación’ del accionista en los principios de la consecución de objetivos a largo plazo y el análisis de los costes de este cortoplacismo dominante. Demasiado bonito para ser cierto…

Personalmente creo que la única forma de combatir estas prácticas es desde el convencimiento de aquellas disciplinas que las generan. Por eso este informe del CFA es importante. Especialmente para el campo de la gestión de personas, las áreas de Recursos Humanos y los propios empleados, que son la primera fuente de ‘daños colaterales’ del cortoplacismo, y por eso sería bueno dar toda la difusión posible a este tipo de iniciativas. Que corra la voz.

Comentarios

JSA 18 Noviembre 2006 - 09:37

El problema está ahí y es cierto que se ha tratado de limitar con iniciativas como sujetar partes importantes de la retribución de los altos directivos a los resultados a largo plazo.

Instrumentos como las “stock-options” tan conocidas -aunque mal conocidas- desde el affaire Villalonga han ido en esa línea.

Sin embargo, hay una cosa más difícil de lograr: Hay soluciones que funcionan cuando todos están de acuerdo pero, si no lo están, hay quien juega con ventaja y eso es grave.

Un buen ejemplo puede ser Kyoto donde el que no lo acepta juega con ventaja y el que lo acepta pero no da datos reales sobre cuánto contamina tiene aún más ventaja porque vende unos teóricos derechos (aunque esté contaminando más que el comprador).

Ni siquiera hace falta irnos tan lejos. Una empresa que consiga resultados importantes a corto plazo aunque se esté comiendo sus posibilidad futuras podría, en un momento dado, “opar” a otra que tenga una conciencia mucho más clara sobre el largo plazo y entonces ¿qué ocurre? La idea de “la virtud recompensada” se nos puede venir abajo.

Lamentablemente, lo de que “el criminal siempre pierde” sólo ocurre en las películas. Basta con abrir un periódico.

Hay otra opción: Cuando todo el mundo tiene un planteamiento muy claro de qué es lo aceptable y qué no lo es también puede conseguirse pero, mientras no sea así, los “malos” (los especuladores o jugadores de corto plazo) juegan con ventaja y eso hace que algunas soluciones se nos queden en utopías bien intencionadas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar