- Human Resources - http://humanresources.blogs.ie.edu -

¿Es posible un plazo… no tan corto?

Es creciente el número de referencias que aparecen en la web cuestionando el cortoplacismo que caracteriza a la labor empresarial. Entre ellas se agradece especialmente el informe que el Center for Financial Management Integrity ha realizado con un conjunto de recomendaciones acerca de los usos y abusos de este enfoque empresarial. El título, Breaking the Short-Term Cycle: Discussion and Recommendations on How Corporate Leaders, Asset Managers, Investors, and Analysts Can Refocus on Long-Term Value’ [1] ya es en sí mismo prometedor. Pero lo más esperanzador es la comunidad de la que surge: el CFA Institute [2], organismo que concede la Chartered Financial Analyst [3], la certificación de mayor prestigio mundial en el campo de los analistas financieros.

La primera de las recomendaciones del informe es que se suprima la práctica del reporte trimestral. Hace poco un alto directivo me comentaba que él cuenta su vida profesional por ‘trimestres’ –una vez pasado el reporte, borrón y cuenta nueva. Como psicóloga, eliminar de la perspectiva el medio y largo plazo me parece un desperdicio de neuronas, sobre todo teniendo en cuenta la diferencia tan abismal que termina habiendo cuando se introduce este elemento en la toma de decisiones. Pero esta es hoy por hoy la máxima empresarial: vive para el ‘quarter’…

Otra de las prácticas que recomienda el informe es abandonar en la medida de lo posible los tecnicismos financieros y volverse más cercanos a otras disciplinas en la comunicación de sus reportes (esto lo veo más difícil -el resto de las áreas de la empresa ya estamos hechos a las consultas al oráculo financiero ;-)). Incluso apuntan a una cierta ‘re-educación’ del accionista en los principios de la consecución de objetivos a largo plazo y el análisis de los costes de este cortoplacismo dominante. Demasiado bonito para ser cierto…

Personalmente creo que la única forma de combatir estas prácticas es desde el convencimiento de aquellas disciplinas que las generan. Por eso este informe del CFA es importante. Especialmente para el campo de la gestión de personas, las áreas de Recursos Humanos y los propios empleados, que son la primera fuente de ‘daños colaterales’ del cortoplacismo, y por eso sería bueno dar toda la difusión posible a este tipo de iniciativas. Que corra la voz.