- Human Resources - http://humanresources.blogs.ie.edu -

La hora de la comida

El tiempo dedicado a las comidas en España ha sido un tema en debate durante los últimos tiempos. Además de ser el único país que come tan tarde, la cantidad de tiempo dedicado a este ‘descanso’ es de media tan grande que termina desplazando el horario de salida hasta horas intempestivas. En los últimos tiempos se están desarrollando un montón de iniciativas encaminadas a reducir estos horarios y permitir así a los trabajadores conciliar su vida personal de manera más efectiva.

Si nos atenemos a los últimos estudios, parece que en Estados Unidos se encuentran justamente en el proceso inverso. Parece que la duración media del ‘break’ de la comida (que para la muestra del estudio era de 36 minutos) se ha reducido en un 14% en los últimos años, y que cada vez son más las personas que prescinden de este descanso para poder salir antes de los trabajos (o intentar adelantar trabajo acumulado). Análisis paralelos afirman que el 75% de los trabajadores americanos no paran para comer sino que toman algo rápido en sus puestos, y muchos de ellos parece que ni siquiera comen…

Las consecuencias de este mal hábito son diversas, tanto para la salud personal del trabajador como para la productividad de la compañía. Los ciclos de glucosa hacen necesario que comamos con cierta regularidad, en caso contrario se incrementa la percepción de tensión, disminuye la atención y se incrementa la probabilidad de cometer errores. Parece que lo aconsejable es comer (poco) y si es posible dar un paseíto de 10 minutos –y quedas renovado para las siguientes dos horas de trabajo.

Estos ‘descubrimientos’ están haciendo que algunas empresas tomen la iniciativa de fomentar entre sus trabajadores que paren para comer y descansar –las cuatro ‘R’ “relax, refocus, refresh, reenergize”. Desde estas iniciativas, los jefes persiguen a sus equipos para que se tomen un tiempo de descanso –afortunadamente, todavía no parecen haberse planteado hacer un seguimiento de ‘presencia’ a la hora de la comida… siguiendo por esta línea, se podría acabar penalizando al empleado que usa su tiempo de comida para trabajar!!!!

Me suena como los cursos (también típicos en USA) para gestionar el estrés en el trabajo… ¿no sería mejor preparar los entornos de trabajo para que no fueran tan estresantes….??? Otra de las paradojas de la vida de las organizaciones…