28
Ene

Elena Méndez

Este es el título de la conferencia que el 25 de Enero ha tenido lugar en el IE a cargo de Jean-François Rischard, que durante 30 años ha trabajado en el Banco Mundial, ejerciendo como Vice-Presidente de Europa y Vice-Presidente de Finanzas y Desarrollo del Sector Privado.

Mr. Rischard, se retiró del Banco Mundial para dedicarse en exclusiva al planteamiento de nuevos enfoques para problemas globales en el mundo: el efecto invernadero, la deforestación, la pobreza, el terrorismo…

En la conferencia nos habló de sus principales conclusiones, desarrolladas en más detalle en su libro: “High Noon: 20 Problemas globales y 20 años para resolverlos” (High Noon, en referencia a la película que en España se tituló: “Sólos ante el peligro” donde trabaja Gary Cooper y Crace Nelly).

Según su planteamiento, los problemas a los que como planeta nos enfrentamos avanzan a velocidad exponencial, mientras que los planteamientos de las actuales instituciones y gobiernos nacionales para abórdalos manejan “tiempos/intereses burocráticos y electorales”. No se puede abordar problemas complejos y globales desde Gobiernos que atienden a un calendario electoral con una visión nacional y parcial.

Dentro del enfoque que Mr. Rischard proponía para la gestión de problemas globales, estan los grupos de trabajo supranacionales, avalados mundialmente, compuestos por expertos de cada tema: ¿cuál es el problema?, ¿cuánto tiempo tenemos para resolverlo?, ¿dónde queremos estar en 10 años?, ¿cómo lo hacemos?, ¿qué opciones tenemos? qué normas e indicadores hay que crear?… Con observatorios que emitan grados de cumplimiento de los indicadores por paises, con efecto y difusión entre votantes y consumidores.

En definitiva su fórmula, propone presionar a gobiernos, instituciones y empresas, no directamente, si no indirectamente y donde les duele: votantes que les eligen, consumidores que les compran.

Esto me recuerda a la problemática que debatimos constantemente en RR.HH. ¿cómo encajan los plazos de la gestión de personas con el cortoplacismos del negocio (ej: el “síndrome del trimestre” que mencionaba en uno de sus mensajes Cristina Simón (una vez pasado el reporte trimestral, borrón y cuenta nueva)?.

En la línea que propone Mr. Rischard, también surgen en el mundo empresarial formas complementarias pero no menos importantes para medir la gestión de las empresas: La responsabilidad social corporativa, Fondos que eligen sus inversiones no sólo por los resultados económicos, si no también evalúan prácticas de gestión, Certificaciones que miden indicadores relacionados con la gestión de las personas…

Las empresas hacen lo posible por ganar más dinero dando respuesta a lo que sus clientes les piden, pero no podemos además exigirles determinadas prácticas si como consumidores o empleados no las valoramos y lo que es más importante, se lo hacemos saber.

Comentarios

Hernan Vazquez 3 Febrero 2016 - 22:42

A diez años de esta conferencia parece que no hemos entendido nada, el mundo está de cabeza, económicamente todos nos estamos yendo por el caño, esto provoca más enfrentamientos entre las naciones, además que no se le da la importancia debida al cambio climático, las olas de frio y calor están desfasadas, las estaciones casi invertidas, y se siguen otorgando permisos a ton ni son para desplazar al mínimo la naturaleza poniendo como pretexto el progreso. Más bien pareciera que estamos escuchado cuentos de terror en lugar de los detalles de nuestra situación.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar