20
Jun

No hay jefe bueno

Escrito el 20 junio 2007 por en Desarrollo profesional

Cristina Simón

Hace unas semanas un alumno del EXMBA me pasó una referencia de un reciente estudio del CEF sobre la visión que tenemos los empleados de nuestros jefes. Parece ser que la comunicación es una de los grandes puntos débiles de los jefes, en todas sus dimensiones: falta de información, mala escucha, rudeza en las formas, comunicación no verbal demasiado explícita, etc. Múltiples síntomas de la misma causa. Los autores señalan que estas habilidades son entrenables, con lo cual la cosa puede tener remedio –entiendo que a través de formación, coaching, etc.

Mi duda va más allá de las capacidades individuales de los jefes, al contexto organizativo que permite –a veces incluso refuerza- este tipo de comportamientos. El jefe está orientado al negocio, todo lo demás es una pérdida de tiempo. La rudeza está bien vista en muchos casos, mientras que un estilo agradable y comunicativo se interpreta como signo de debilidad (‘un blando’), con lo cual se presta a maniobras y críticas tanto por parte de los compañeros como muchas veces de los propios subordinados.

De todas formas la comunicación no es ni mucho menos la única causa de descontento. Os remito a una web de USA –donde tienen los mismos problemas, esto es muy universal- llamada Mal Jefe, basada en un Manual de Supervivencia a los Malos Jefes escrito por una antropóloga que recoge todos estos temas. En la propia web es posible bajarse un cuestionario de auto-evaluación de tu propio jefe. Como tal cuestionario no es nada riguroso, pero en los ítems que recoge se puede observar todo un repertorio de actitudes y comportamientos irritantes de los jefes. Lo que más me gusta es el escepticismo de la autora: recomienda usarlo conjuntamente con amigos para comparar ‘la magnitud de la tragedia’ –porque supuestamente estamos todos igual-… y en el caso de que salga bien valorado te lleva a una reflexión sobre si estarás viviendo una ilusión porque en el mundo real no hay jefe bueno…

El remate es que, una vez convencido, por 20 dólares puedes comprar en esta misma web diferentes modalidades de muñecos ‘malos jefes’… dejo a la imaginación del lector el uso que se les pueda dar…

Comentarios

dragon 24 junio 2007 - 20:10

Muy buen e interesante blog. Tal vez le interese el libro virtual para descargar EL ARTE DE LA VENTAJA. Es un manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Puede descargarlo en:
http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Mas libros parecidos en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Saludos

Gustavo Ruiz 26 septiembre 2007 - 12:39

Curiosamente, la mayor parte de los jefes y jefas son personas amigas, compañeros, parejas y humanos, interesados por todo lo que les preocupa a las personas.
De todas maneras, sólo criticamos, dentro de la organización, lo que no nos es ajeno.
Así que debemos parecernos más de lo previsto a esos “marditos jefes roedores”.

Cristina Simón 29 septiembre 2007 - 19:35

Interesante observación, Gustavo… de nuevo -acabo de responderte a un comentario en otra de las entradas- es un problema de filosofía del mundo de los negocios. A mí personalmente me inspiran mucha solidaridad los mandos intermedios. Son personas -tal como dices- que no están necesariamente motivadas por empatizar con cualquiera que se les presente como nuevo empleado (aunque sean tremendamente sensibles y humanos con las personas que les interesan). Por otra parte, reciben permanentemente la consigna de ‘ocúpate de tu gente, sé un buen jefe’, pero la estructura de su trabajo diario les quema en la dinámica del negocio. Habrá de todo, pero en general creo que es más un tema de consistencia de prácticas de RRHH que de incompetencia personal de los jefes, no te parece?

World of warcraft gold 7 octubre 2007 - 05:03

good

Senior Manager 11 octubre 2007 - 11:42

Cristina.
Creo que el artículo aborda el tema del jefe de una forma muy generalizada. El tema jefe es extremadamente complejo y sobretodo ahora con toda esta globalización. Particularmente he tenido (y tengo) muchos jefes y he sido a la vez jefe en varios departamentos en 4 países, es lo que tienen las multinacionales. Puedo asegurarte que la visión del jefe-malo está quedando obsoleta cada día más. Las responsabilidades han ido cambiando y muchos jefes ya no están orientados solamente al negocio, como afirmas en tu artículo. Ahora los jefes están más orientados hacia el trabajo en grupo participando activamente y en forma directa con sus empleados. Ahora el jefe no sólo es jefe por denominación sino que lo es por la capacidad de liderazgo que pueda tener, incluso en empresas familiares. Los jefes “porque si”
se están acabando o retirando dando paso a líderes que hacen que los empleados los sigan porque creen (y confían) en ellos y no porque son el jefe.

Tampoco abordas el tema cultural…Los españoles, venezolanos, norteamericanos y mexicanos, por ejemplo…Ven a sus jefes de formas culturalmente distintas y se comunican con ellos de forma diametralmente opuesta dependiendo del país en donde se encuentren.

Luego, la página web “Bad Bosses” no es un buen ejemplo para ampliar el artículo, pues está subjetivamente parcializada y parece hecha por alguien resentido y con cierta orientación anti-machista, como puede observarse en la encuesta en donde no se manejan aspectos positivos para escoger…como si todos los jefes son malos por el único hecho de ser jefe. Es como si los mandos intermedios, que están en el medio tratando de dosificar lo que viene de arriba y calmar lo que viene de abajo, fueran los personajes malos de la novela llamada empresa.

No sé, pienso que seguir mitificando al jefe es un error pues es una persona como cualquier otra.

Tengo un artículo relacionado a este tema en mi blog:

multinationalcorp

http://multinationalcorp.blogspot.com

Saludos

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar