29
Sep

Procrastinar para ser feliz

Escrito el 29 septiembre 2007 por en Desarrollo profesional

Cristina Simón

Ahora que hemos conseguido pasar todos los traumas post-vacacionales y afrontamos el otoño como el comienzo de un nuevo ciclo que nos trasladará –a velocidades vertiginosas- a las Navidades y la cuesta de Enero, me llama la atención en Internet un cierto debate en torno al concepto de procrastinar. Palabra proveniente del latín –procrastinare- significa algo así como ‘demorar las cosas para más adelante’. Los Babyboomers aprendimos de nuestros padres el extendido ‘no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy’, y nos sentimos orgullosos las poquitas veces que volvemos a casa o llegamos al fin de semana habiendo tachado de la lista aquellas tareas que llevábamos demorando por dificultad, miedo o pura pereza.

Un profesor de Stanford, John Perry, acuñó a mediados de los 90 el término ‘structured procrastination’, y convirtió lo que aparentemente es un defecto conductual en una fuente de eficacia. Creo que el concepto puede tener interesantes implicaciones para la gestión empresarial. La procrastinación estructurada es un fenómeno por el cual las personas, impulsadas por una fuerza irresistible a eludir las primeras tareas de la lista, terminamos haciendo otras muchas cosas muy útiles. Para colmo, en muchos de los casos la realidad termina certificando que aquellas tareas aparentemente prioritarias han pasado sin pena ni gloria por nuestros días: nunca se resolvieron y además no ha pasado nada.

Cuando nuestros padres nos educaban en no dejar nada sin hacer, sospecho que sus listas eran bastante más cortas que las nuestras, y las tareas y sus grados de importancia estaban mucho más claros de lo que podemos ver nosotros hoy en día. Distinguir ‘lo urgente de lo importante’, como aclamaban los gurús del management hace años, no es tarea fácil. Estamos sometidos a una cantidad tal de información, incertidumbre –paradójica la convivencia de ambos conceptos- y tareas pendientes que nos consumimos en un esfuerzo multi-tarea que resulta altamente frustrante. Uno no para, pero tampoco se queda con la sensación de haber hecho nada útil al final del día. Seguramente no hay nada más estresante para el ser humano que acumular esta sensación de agotamiento incompetente día tras día.

El profesor Perry relata unos cuantos ejemplos de situaciones en las que ha procrastinado con un resultado muy positivo. Trabajando como responsable de la residencia del campus de Stanford, por ejemplo, pasaba mucho tiempo con los alumnos con tal de no ponerse a terminar sus documentos de investigación –cuando se está en la etapa de cerrar un artículo se produce unas tremendas ganas de huir del trabajo, los que estamos en este mundo lo conocemos bien-.A raíz de aquello ganó un enorme prestigio como profesor cercano a los alumnos, con el consiguiente reconocimiento por parte de la Universidad.

La tesis de Perry es que al final los árboles no nos dejan ver el bosque, y hay todo un conjunto de cosas –interesantes, divertidas, estimulantes- que terminamos no haciendo por ocuparnos de otras dudosamente urgentes o importantes, y que además tampoco completamos. Así que… a procrastinar. Obviamente ello implica una reflexión personal y una cierta asunción de riesgo… pero ¿y lo que podemos ganar?

Comentarios

Fernando Osorio 30 octubre 2007 - 09:47

Estoy bastante de acuerdo con las tesis del profesor Perry. De hecho, en mi mesa hay varios montones de cosas urgentes “procrastinadas”.
Si vienen al día siguiente reclamando, se demuestra la urgencia y se hace.
Si a los dos meses siguen estando en el montón de la “urgencia”, tomo la decisión de archivarlo en la “P”, más que nada para que el montón no acabe llegando al techo.
Creo que abusamos del término “urgente” y que deberíamos abusar un poco más del término “procrastinar” (sin caer en la indolencia o la dejadez, claro).
Saludos.

Clarissa 10 febrero 2015 - 16:51

Es importante un poco de esto para ser feliz. Pero también, debe tener un límite, o sino, estaremos ante una situación en la que no podemos lograr nuestros objetivos.

http://wasap.ninja/

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar