2
Oct

Entorno laboralmente acosador

Escrito el 2 octubre 2007 por Cristina Simón en Uncategorized

Cristina Simón

Leo en Expansión&Empleo una reseña a un estudio sobre Acoso Laboral según el cual el 30% de los hombres y el 40% de las mujeres ‘padecen’ este fenómeno. El dato choca de entrada por elevado, pero todavía se intensifica la sorpresa cuando los mismos ponentes definen el acoso como “el uso inapropiado del poder por parte de un individuo o un grupo, con el objetivo de provocar daños personales a una persona para eliminarla o destruir su salud y sus cualidades”.

Creo que es importante realizar varias distinciones aquí, porque, como ocurre con frecuencia en RRHH, ya estamos con el fenómeno de contagio de todo lo que se pone de moda. Ahora estamos la mitad de los empleados acosados intencionalmente… me resisto a creerlo, la verdad. Si diferenciamos entre ‘sentirse maltratado’ y ser acosado, la cosa ya empieza a cuadrar más. Sí creo –lo veo cada día entre mis alumnos- que hay un porcentaje importante de trabajadores que sienten su actividad diaria ninguneada, o que se quejan de falta de reconocimiento por parte de sus responsables. Pero de ahí a que los jefes tengan el objetivo concreto de acosar dista mucho.

Entre los defectos más comunes de los jefes destaca la dejación, más que el sadismo o el abuso de poder. Y ni siquiera me parece que esa dejación sea intencionada –que a veces puede serlo-. Es más bien fruto del entorno, del contexto de la empresa que hace lo contrario de lo que dice. Los cursos de liderazgo, el coaching y las acciones de desarrollo se rodean de señales que envían a mandos y directivos el mensaje de ‘tampoco prestes más atención de la necesaria; hay cosas más importantes’. Los correlatos retributivos de estos mensajes ya pueden ser demoledores.

Aun desde esta realidad, sigo sin ver claro el panorama que pinta el estudio, lleno de empleados hechos polvo por la actividad destructora de sus jefes. Si no abordamos estos temas de una forma un poco menos esquemática será difícil proponer opciones que mejoren la calidad de vida de los profesionales en el futuro. Afortunadamente, el mercado laboral está poniendo las cosas en su sitio, aunque solamente sea de manera provisional, y las empresas están tomando rápida conciencia de que el malestar conlleva una rotación que puede pasar de incómoda a trágica en cuestión de meses. A ver si con estos vaivenes, algo queda de sensibilidad por el aspecto ‘humano’ del ‘recurso’.

Comentarios

Es lo de menos 2 octubre 2007 - 22:49

Estoy totalmente de acuerdo con el contenido del post. Creo se está “abusando” en demasia de la expresión acoso laboral y hace crear confusiones entre las relaciones jefe-colaborador. Efectivamente las empresas ya tienen medios y apoyos legales para acabar con estas situaciones que, en la práctica, no son tantas como se dicen.

Saludos

Cristina Simon 3 octubre 2007 - 12:27

¿Lo dices desde la perspectiva de empleado o de jefe? :-))

Es lo de menos 3 octubre 2007 - 15:17

Todos los jefes somos empleados porque siempre tendremos a alguien por encima (o casi siempre), así que casi lo puedo decir por ambos lados y si a eso le sumas que soy mujer…

😉

Francisco López 5 octubre 2007 - 10:11

Yo sí creo que el acoso laboral existe porque lo he visto en varias de las empresas donde he trabajado. También he visto al resto de los compañeros que lo han presenciado mirando para otro sitio. El problema es la dificultad para demostrarlo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar