11
Oct

El mundo laboral después de los 50

Escrito el 11 octubre 2007 por Cristina Simón en Mercado laboral

Como suele ser habitual en los rankings internacionales –salvo en el del fútbol-, España también está el último en cuanto al tratamiento del colectivo de trabajadores de más de 50 años -¿en qué estaremos tan altos que a pesar de ser los últimos en todo somos una de las economías más fuertes? No quiero ni pensarlo…

De hecho, estamos tan retrasados en la gestión de estos grupos que ni siquiera les hemos puesto un nombre. El Libro Blanco recién publicado por Manpower los llama “séniores”, que suena muy raro pero por lo menos ofrece una alternativa. Este informe, “La nueva agenda para una fuerza laboral de trabajadores seniors” establece una serie de recomendaciones no solamente para retener sino para integrar eficazmente a estos profesionales en los entornos tan ‘locunos’ de negocio, que en muchos casos son muy diferentes a los que conocieron años atrás.


Como siempre ocurre, sin embargo, el empujón definitivo tendría que venir por la parte de políticas públicas. A finales del pasado año, Gran Bretaña impulsó una ley que defiende al trabajador de más de 60 años que pretende continuar trabajando en las mismas condiciones. Los condicionantes organizativos y sociales son tan poderosos que, sí, es preciso defenderlos, incluso a veces de sí mismos y su propia sensación, fraguada desde que pasaron los 45 de que ‘aquí ya está todo el pescado vendido’ y ya solamente queda prepararse espiritualmente para la salida de la vida activa.

La tendencia demográfica demuestra un retraso increíble en las edades de paternidad –no hace falta la evidencia científica, con asomarse a las consultas de los pediatras y observar a los padres ya se hace uno una idea . Este hecho supone un drama para muchos padres de familia que, llegada la supuesta edad de la jubilación, tienen todavía hijos muy jóvenes a su cargo. Si a eso le unimos las ganas de seguir considerándose útil y las condiciones físicas que los hacen perfectamente capaces de desarrollar muchos trabajos –no todos-, entonces francamente no se entiende el desencuentro. Las empresas necesitan profesionales formados y los profesionales formados quieren seguir trabajando… ¿es un problema de costes salariales? Seguramente tiene que ver, pero a mí me parece que el problema real es de estereotipos.

Comentarios

Uxio Malvido 19 octubre 2007 - 15:44

Entre el estereotipo y la realidad, todo apunta a que a mayor edad, menor manejo tecnológico y capacidad de aprendizaje (variables críticas en el mundo laboral hoy), menor “engagement” o ilusión hacia el trabajo y mayores costes salariales.
Las empresas pueden hacer algo para actuar sobre algunas de las variables en juego pero también hay importantes responsabilidades individuales.

Fernando Osorio 31 octubre 2007 - 17:36

Es un tema muy interesante, acerca del que la Generalitat, por poner un ejemplo, ha tenido que dar marcha atrás.
Pretendía la jubilación “forzosa” para todos los profesionales médicos a partir de los 65 años, sin tener en cuenta que el debate ahora no es precisamente el de “sobran médicos”, si no el de homologar los títulos del extranjero rápidamente porque tenemos muchos consultorios cerrados y muchas localidades rurales sin médicos, por no hablar de los quirófanos que no pueden funcionar por falta de anestesistas (y claro, lo de operar “a lo vivo…”, como que no se lleva todavía).
No nos engañemos, la disminución de la tasa de desempleo no se consigue aumentando la tasa de jubilados, habrá que hacer algo más.
Saludos.

Adalberto Dorta Alvarez 5 febrero 2008 - 20:11

Es una lástima que perdamos el conocimiento acumulado por trabajadores de esa edad (solo me falta un año para llegar), pero si a los 30 hubiera tenido la experiencia de ahora, otro gallo me cantaría.
Evidentemente hay un problema tecnológico, pero que muchos de estos trabajadores estan dispuestos a superar, ademas tampoco se trata de que hagan una tesis doctoral en informática, tambien está el tema de los costos laborales, pues un trabajador de esta edad entre incentivos y antiguedad y gaitas se pone en un pico, pero tambien es verdad que a estas edades se quiere sosiego, y si el trabajador es consciente de todas esas limitaciones y las acepta, y los empresarios somo conscientes de algunas limitaciones con las que nos encontraremos, podemos aprovechar la enorme experiencia que se acumula a esa edad.

Salu2

Alfredo - Bomba de Trafico Web 19 marzo 2012 - 08:43

Ciertamente es un tema muy preocupante para quienes entramos ya en la cincuentena. Toda la vida trabajando y dando lo mejor de nosotros mismos para que en un minuto nos despachen, en el momento en el que realmente podemos dar lo mejor de nosostros mismos. No sé si ocurrirá lo mismo en otros países de Europa, pero por experiencia propia siento que aqui en España no se valora la experiencia de una persona y todo se valora en función de lo poco que estés dispuesto a cobrar a final de mes. Es una pena y se deberían tomar medidas urgentes para intentar frenar este desperdicio humano.
Felicidades por el blog. Sigue así.
Un saludo.
Alfredo
http://papulaperladas.com

Adrian 7 septiembre 2015 - 15:37

Desgracaidamente como disen los demas todo queda por el esteotipo de que pasando cierta edad no conviene contratar a esas perosnas, pues prefiern contratara alguien joven que aga ese mismo trabajo pero “mejor”, digamos un diseñador de interiores que se encargue de cortinas, no importa su edad si acaso tendria mejor experiencia y mejores gustos

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar