25
Ene

Dos noticias de gran hermano… o de hijo solo

Escrito el 25 enero 2008 por Aitor Larrabe en Uncategorized

Vemos en la prensa (por cierto, también en el blog de Senior Manager, estupendo y muy recomendable) que Microsoft está colaborando en el diseño de un software que permite un control sin precedentes sobre la actividad de los trabajadores y su productividad.
La primera reacción (y la actitud más facilona) puede ser criticar al gigante americano por crear herramientas que, si caen en manos incorrectas, puede hacer mucho daño o al menos generar una sensación claustrofóbica de observación permanente.
Lo curioso es que al mismo tiempo vemos la noticia de un empleado que (por las noticias hasta hoy) por comportarse de manera incorrecta ha hecho perder al banco en el que trabajaba 4,9 millones de euros de pérdida directa, sin tener en cuenta lo que su banco perderá al proyectar una imagen de bajo/nulo control… en un banco….


Como en el resto de actividades empresariales nada tiene una explicación sencilla y el debate entre capacidad de control del empleador y libertad del empleado es un debate apasionante y muy relativo al conjunto de la relación entre ellos.

Además no vale decir que depende del sector, ya que en banca hay actividad a controlar, y otra que no tiene sentido. Sin embargo alguien de otro sector puede hacer mucho más daño a su empresa que en un sector en el que pensaríamos de manera más inmediata. Por ejemplo un director comercial que por tener una vida más fácil, acuerde precios y condiciones con la competencia para una zona y el tema acabe en los juzgados y termine con el buen nombre de toda la Compañía.

Al final, una vez más, gracias a la libertad de mercado, si no te encuentras a gusto con tu empleador y eres un buen profesional, habrá otros sitios donde ir en los que estés mejor…

Comentarios

Senior Manager 26 enero 2008 - 11:13

Las medidas extremas nunca han dado buenos resultados en las empresas y por eso pienso que (siempre) debe existir un balance entre las necesidades de controlar que tiene la empresa y la necesidad de privacidad de los empleados. Por lo que entre ambos deben hacer un esfuerzo para encontrar un punto de equilibrio que los satisfaga por igual.

Entiendo que las empresas tengan la potestad de proteger sus activos tomando las medidas que consideren necesarias para ello, ya que están en su derecho. Es más, comparto cualquier medida que la empresa tome en el campo de la auditoria y la evaluación por muy exagerada que esta sea, siempre que no mancipe los derechos de intimidad y privacidad de los empleados.

La tecnología de monitorización que propone Microsoft, aunque muy útil desde el punto de vista empresarial. Se convierte en un arma peligrosa e injusta, no sólo porque atenta contra los derechos más básicos de las personas, sino porque también castiga a “justos por pecadores”. Entiendo y acepto que existen empleados deshonestos y sinvergüenzas que sólo hacen daño a las empresas, pero para identificarlos no creo que deban utilizarse métodos tan invasivos ni tan intrusivos, que nos juzgan por el simple hecho de ser humanos atentando así contra lo que somos.

Intoku 26 enero 2008 - 16:45

Tengo dos opiniones contradictorias al respecto.

Pero en resumen, creo que lo más justo es que ambas partes (empleado y empleador) lo acuerden al principio de su relación laboral.

Saludos,
Intoku.

Cristina Simón 29 enero 2008 - 19:04

Pues qué desconcierto… precisamente la semana pasada en un encuentro de nuestro Club de Benchmarking con Elena Dinesen yo resalté que sus herramientas de gestión por objetivos y compensación son excelentes, potencian la autonomía y la flexibilidad al crear un entorno de evaluación basado en el desempeño, etc.

Para mí el problema, Senior Manager, es cómo poner los límites. Ya sabéis lo que está ocurriendo ahora en algunas empresas americanas, vetan a los fumadores porque les dispara los costes en seguros -tampoco pueden fumar fuera del trabajo, porque un análisis les delata. ¿No es intimidad lo que haces en casa? ¿Hacemos lo mismo con los que tienen sobrepeso? ¿Con los que no hacen ejercicio? ¿Con los que hacen demasiado ejercicio?

La otra idea es esta falacia de que somos de la empresa, pero es motivo de otro debate distinto…

Aitor larrabe 1 febrero 2008 - 13:31

Por ver otro de los aspectos de esta polémica, me gustaría compartir con vosotros que en todas las empresas en las que he trabajado desde que era estudiante siempre he tenido que gestionar casos de deshonestidad (y no me refiero a mentir, sino a robo a manos llenas dejando como sospechosos a compañeros de trabajo).
En cada una de esas ocasiones he tenido el papel de RRHH que se juega a la hora de hacer un despido el tener que pagar como Compañía una enorme cantidad de dinero y por tanto con una gran presión de poder demostrar que estaba bien hecho.
Como se sabe, para ganar un juicio hacen falta 3 cosas: 1. tener razón, 2. poder demostrarlo y 3. que el juez te de la razón.
En cada una de esas ocasiones he pensado “ojalá hubiese una manera de probarlo que sea objetiva, fácil y limpia” de la misma manera en la fase de investigación posibles inocentes no tendrían que pasar por culpables hasta que se demuestre que no lo son

Adalberto Dorta Alvarez 5 febrero 2008 - 19:59

Si me lo permiten os daré mi visión como empresario, creo que un empleado dará la máxima producción si se siente identificado con su empresa y se encuentra cómodo trabajando en la misma. Tendemos a medir el rendimiento en tiempo y no en lotes de trabajo (cantidad de trabajo para que el trabajador sea rentable). Tenemos la obligación como empresarios en invertir en ese puesto de trabajo para que el operario en la forma más comoda posible y en el menor tiempo realice su trabajo perfectamente, ateniendose a unos protocolos que garanticen la “bondad” del trabajo realizado, y lo que tenemos que evaluar es ese global y el estar indagando, inspeccionando, etc son ganas de tocar las narices.
Soy incapaz de deciros cuantas horas trabaja un empleado mío, pero en los ratios de rendimiento voy por encima de todas las empresas de la competencia, facturo lo mismo que ellas con un30 % menos de empleados, reparto la misma mercancía con la mitad de choferes, despacho por mostrador con la mitad de vendedores, y aunque influye los protocolos de trabajo, mis empleados solo cobran un 25 ó 30 % más que la competencia, pero su rendimiento es superior, y creo que todo se debe a que estan contentos en sus puestos de trabajo, se sienten cómodos en los mismos, pero a ninguno se le controla sus horas, quiero creer que entre las que hacen de más y de menos hay vamos, pero el rendimiento es expectacular.

Salu2

Cristina Simón 6 febrero 2008 - 18:37

Hombre, si pagas un 30% por encima de mercado se tiene que notar la diferencia de alguna forma. Tal como lo relatas, me parece un excelente caso de RRHH. Creo recordar que uno de los posts del blog trataba de una compañía con una estrategia similar a la que tú mencionas, una cadena de tiendas en USA llamada CostCo. Cuidan mucho a sus empleados, y sus ratios de productividad están disparados.

Igual estarías dispuesto a que hiciésemos un caso de estudio para nuestros alumnos, yo ando a la caza y captura de ejemplos de estos, porque aunque lo dicta el sentido común -a mí por lo menos me lo parece-, no es fácil encontrar ejemplos en la práctica para documentar…

Aitor larrabe 13 febrero 2008 - 19:15

Yo también ardo en deseos de ver cómo hacer eso. Seguro que hay un montón de cosas que estás haciendo fenomenal y podemos aplicar el resto¡¡¡

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar