13
Abr

Las barbas a remojar

Escrito el 13 abril 2008 por Cristina Simón en Uncategorized

Llegan noticias cada vez más preocupantes sobre la situación del empleo en USA. La asociación de RRHH SHRM informa sobre una incremento de los despidos del 69% desde el mes de Diciembre pasado. Las previsiones (según la consultora especializada Career Protection) son de un incremento total del 37% con respecto al pasado año. La cifra es una barbaridad, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de expectativas. Y, como tantas veces observamos en el mundo financiero, las expectativas generan un clima que las refuerza y fortalece. Poco se puede hacer frente a esto desde el micro-entorno de los gestores y mandos intermedios.


Al calor de este renegrido panorama se publican algunas recomendaciones de prácticas de RRHH que pueden ayudar, si no a mitigar la crisis, a gestionarla de una forma más eficaz. Por ejemplo, se renueva el debate sobre la importancia de los sistemas de evaluación de rendimiento, como la única forma que tiene la empresa de objetivar y analizar la contribución de los empleados a lo largo del tiempo. Me parece una buena noticia que se dé importancia al rendimiento sobre otros criterios “clásicos” de desvinculación –como la edad, que es mucho más cómodo pero muy dudoso en cuanto a la retención de “los mejores” trabajadores.

Otra de las recomendaciones que me parecen más juiciosas –pero que también tienen que preverse a priori- es intentar evitar el crecimiento excesivo en épocas de bonanza. Son muchos los casos de sobre-contrataciones, que se producen con un efecto de “curarse en salud” una vez que se abre la veda de la entrada de empleados. El ajuste con el negocio presente y futuro es un tema mal resuelto a nivel de decisiones en los niveles intermedios. Recursos Humanos tiene aquí poco que decir tal y como está estructurado tradicionalmente, dado su alejamiento diario del negocio. Las estructuras de socios de negocio (business partners) pueden ayudar mucho a realizar este ajuste que tantas disfunciones y disgustos puede ahorrar en el futuro.

Hay que insistir de nuevo en que la realidad laboral americana dista mucho de la europea. La flexibilidad del mercado arroja cifras de entradas y salidas de profesionales que nos resultan chocantes en nuestro contexto. Sin embargo, sus fenómenos terminan siendo los nuestros, y Europa no posee la actitud ante el trabajo que domina en USA. Así, otra de las recomendaciones que se ofrecen, la de incrementar el espíritu emprendedor y la empleabilidad personales, nos sorprende aún más que las cifras anteriores. No está nada claro que el modelo de relación laboral basado en la empleabilidad y el New Deal sea bueno, pero seguramente es el que nos permitiría afrontar estas crisis con una mejor preparación. Sobre todo a los profesionales que no cuentan con la protección sindical que frena muchos de estos procesos en Europa.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar