22
Sep

Sobre la urgencia y el rendimiento

Escrito el 22 septiembre 2008 por Cristina Simón en Varios

Acaba de salir al mercado el nuevo libro de John Kotter, ‘A sense of Urgency’. Al escuchar su definición del concepto de urgencia y sus teorías en este sentido, recordé lo importante que podría ser para el mundo de la empresa recuperar las esencias de la naturaleza de las personas y cómo hay ideas que, siendo sugerentes y atractivas para el mundo de los negocios, pueden ir contra la línea de flotación del comportamiento que queremos conseguir.

Aunque el autor se esfuerza por matizar el término en el sentido de ‘actitud de atención a las oportunidades y actuar con celeridad para aprovecharlas’, creo que el término ‘urgencia’ habla por sí mismo. La sensación de urgencia pone nuestro cerebro automáticamente en alerta y dispara y mantiene un estado de activación (conocido como arousal) que dispara los sentidos y pone al individuo en guardia. Este estado de activación desencadena todo un conjunto de reacciones fisiológicas y hormonales, y entre otras cosas eleva la tensión arterial.

Nuestro cerebro ha desarrollado y perfeccionado a lo largo del tiempo sus estados de activación para prepararnos y ser más eficientes ante necesidades básicas de la especie, como la búsqueda de alimento, la reproducción o la defensa antes los agresores. Pero evidentemente estas reacciones no están pensadas para ser mantenidas de forma indefinida o durante largos espacios de tiempo. Generan agotamiento y estados de sobreexcitación, con los consiguientes efectos secundarios que ya son habituales en nuestra vida cotidiana: el estrés a la orden del día.

De hecho, la Psicología ha estudiado a fondo este fenómeno y su relación concreta con el rendimiento de la persona. Si bien es necesario un cierto nivel de activación para conseguir un punto de eficacia en las tareas que se desarrollen, la sobreactivación origina respuestas altamente disfuncionales. Como puede observarse en la figura que representa esta ‘curva de arousal’, el punto de inflexión es bastante delicado de conseguir.

stress1.gif

Por lo tanto, la actitud de urgencia -matizaciones de gurú empresarial aparte-, lejos de conseguir eficacia genera estrés, pánico y agresividad, respuestas todas ellas lógicas en un contexto de ‘leña al mono’ permanente.

A mí personalmente me gustaría recuperar para la causa algunos verbos tales como, ‘reflexionar’, ‘meditar’ o incluso ‘saborear’. Creo que reflejan actitudes muy propias de la especie humana, y que sin ellas -por supuesto unidas a este estado idóneo de arousal- no hubiéramos conseguido los niveles de progreso que ahora disfrutamos. Ya entiendo que en el lenguaje de la empresa no cuadran bien, y que esto de la urgencia vende mucho más. Pero en un contexto en el que las personas cada vez tienen más importancia para competir convendría conocer bien el recurso que tenemos que gestionar, y no intentar encajarlo en una lógica que le es antinatural.

Comentarios

Manuel 22 septiembre 2008 - 18:26

Es más, la urgencia y el estrés genera una atención muy focalizada en la persona y no permite notar que más ocurre en estas situaciones. Esto puede dar lugar, entre otras cosas, a una falta de desarrollo de la persona y por lo tanto una incidencia negativa a largo plazo en el rendimiento.

Jose Miguel Bolivar 22 septiembre 2008 - 22:08

Hola Cristina,

Discrepo de Mr. Kotter y creo que mucho más efectivo que el sentido de urgencia, sobre todo a medio y largo plazo, es lo que David Allen denomina estado de “alerta perfecta”, donde las reacciones se adecuan al estímulo.

Además de ser un estado mucho más acorde con la naturaleza humana, ofrece el contexto ideal para la reflexión, la meditación e incluso el “saboreo”.

JM

Jose Sanchez-Alarcos 29 septiembre 2008 - 16:34

Dante decía que siempre hay un infierno peor…y, en este caso, el infierno peor puede consistir en pasar alternativamente de los periodos de baja activación a los periodos de muy elevada activación, es decir, trabajos donde uno se mantiene sistemáticamente fuera del punto de rendimiento óptimo.

Éste es uno de los “regalos” que produce la introducción de la automatización en algunas actividades -no demos muchas pistas para tranquilidad del respetable :-)- de modo que, si todo funciona bien, hay muy poca carga de trabajo pero un fallo o cambios de última hora pueden convertir la situación en un infierno que no se sabe de dónde ha salido.

Ni siquiera es aplicar a la carga de trabajo la vieja lógica de “yo me como dos pollos y tú ninguno y la estadística dice que nos hemos comido uno cada uno”; es aún peor porque es pasar del hambre atroz al atracón sin solución de continuidad.

zapatos 16 octubre 2008 - 10:55

en el dia a dia estoy completamente de acuerdo en conseguir estres a traves de la presion y aumentar la eficacia con el panico y la agresividad, sobretodo en momentos puntuales porque si persiste puede dar lugar a depresiones y malor habitos en la empresa.
creo firmemente que el estres es necesario para que el trabajador de un buen rendimiento, pro lo que con el articulo estoy de acuerdo a medias.
un saludo

Jorge Sanz 1 diciembre 2008 - 17:33

No puedo estar más de acuerdo José Miguel. Es mucho más inteligente el concepto de “alerta perfecta” que el de “urgencia constante”. La urgencia en cierta medida es un término al que se le podría aplicar la fabula del pastor y el lobo…si abusas acaba perdiendo su efectividad.

Zapatos mujer 7 octubre 2010 - 15:32

Es cierto Jose Miguel, totalmente de acuerdo contigo, la vida me ha ensenado que es cierto que las reacciones deben de estar adecuadas al estimulo.

Eva Martinez 7 octubre 2010 - 15:36

Verdaderamente que el estrés y en consecuencia la urgencia son generadoras de una atención demasiado localizada en la persona y a su vez esto no permite notar que mas podría de ocurrir en este tipo de situaciones..

Normalmente para desestresarme y no caer en este tipo de cosas, suelo recurrir a la lectura, y bueno generalmente enfocada en los temas que me gustan como por ejemplo los Zapatos mujer, la lectura ayuda a no dejarnos caer en la desesperación.

LUIS RICARDO MATA 8 noviembre 2011 - 17:55

En mi Opinion los conceptos expresados por por KOTTER , sobre el SENTIDO DE URGENCIA, son correctos, pues no se pretende que las personas esten en un stress permanente, abusivo y enfermizo, SINO que entiendan que cosas importantes,deben hacerse cuando deban hacerse, no despues y lo mas importante del concepto KOTTER, es que esas sensaciones de logro, ese sentir por hacer las cosas importantes, venga desde dentro del alma de las personas.

MARIO GONZALEZ GONZALEZ 13 noviembre 2012 - 05:04

Todos los comentarios me parecen muy interesantes y me gusto el de Ricardo Mata. Las cosas importantes, deben hacerse cuando deban hacerse, no después. A lo largo de mi carrera como consultor e instructor de cursos de motivación, liderazgo,
toma de decisiones con herramientas estadísticas, control estadístico de proceso, servicio al cliente entre otros, hemos visto
como los empresarios tienen un tino bárbaro para contratar algunas personas no todas, que no entienden estos conceptos de
KOTTER Y DAVID ALLEN y en lo único que contribuyen es en asesinar venta tras venta, cuantos clientes se pierden por no
dar una respuesta rápida, con respuestas tales como: después, mañana, mas tarde, por eso debemos revivir ese viejo concepto
AQUI Y AHORA. Y esto sucede en algunas áreas de las empresas, tanto mexicanas como extranjeras, triste panorama con los aniquiladores de la productividad y campeones de la pereza. Super urge un ´programa intensivo sobre sentido de urgencia y
como lo comenta atinadamente Jose Miguel, “Estado de Alerta Perfecta”.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar