Archivo de noviembre/2008

27
Nov

Del ‘Homo Economicus’ al ‘Homo Feelgoodonicus’

Escrito el 27 noviembre 2008 por Cristina Simón en La profesión de RRHH

Siguiendo las corrientes de opinión en Internet, me llama la atención una presentación que circula por la red con mucho tirón, llamada Happiness as your Business Model. En ella se propone que estamos mutando del Homo Economicus (predecible, racional, optimizador de su propio interés) al Homo Feelgoodonicus (impredecible, no-racional y en permanente búsqueda de la felicidad). El cambio es drástico, en eso estamos todos de acuerdo. Pero el mundo de los negocios, de pronto, en su afán por reinventarse, nos contempla en otra de nuestras múltiples dimensiones, en este caso la del aspirante a ser feliz.

El cambio de visión me parece muy interesante, y desde luego es otra ‘vuelta de tuerca’ en la evolución que estoy segura experimentará la función de RRHH en las organizaciones. Los análisis realizados desde el mundo del marketing a veces me hacen sentir como una cobaya-consumidora a punto de recibir una dosis de un nuevo tratamiento J, pero puestos a que nos analicen me gusta más que nos vean como lo que somos -como dice aquel, ‘personas humanas’ J. Lo que definitivamente no somos, y nunca hemos sido, es del tipo Economicus. Y cuando pensamos que el mundo de la empresa se ha regido hasta ahora por ese supuesto entendemos muchos de los despropósitos de la gestión de personas y sus consecuencias en términos, precisamente, de ausencia de felicidad.

No sé dónde nos va a conducir esta nueva visión desde el punto de vista del consumidor, pero se pone de moda seguro, porque es sugerente y llama a la revisión de los modelos tradicionales de publicidad y comercialización -que si os habéis fijado ya se han iniciado en estos mensajes.

Aunque es una presentación larga, contiene toda una parte acerca de cuáles son las condiciones que nos hacen felices que -pirámide de Maslow aparte, que aunque siga en vigor ya cansa un poco- deberían guiar la gestión de personas en el futuro. Mis colegas economistas me siguen discutiendo que la gente feliz con su trabajo sea más productiva. Para mí no hay ninguna duda. Lo que sí es cierto es que el homo feelgoodonicus es mucho más difícil de satisfacer que el economicus, así que tenemos un reto importante por delante… pero con mucho por ganar.

 

 

 

14
Nov

Y después de los Bonos Basura… ¿viene la Gestión Basura?

Escrito el 14 noviembre 2008 por Elena Méndez Díaz-Villabella en Desarrollo profesional

… algunos dirán que la “gestión basura” siempre ha estado entre nosotros y que las crisis sólo la hacen más evidente y que sacan todas nuestras miserias…

El debate está encima de la mesa:  ¿Las tendencias de RR.HH. desarrolladas en épocas de expansión económica son igualmente aplicables en épocas de recesión? o sólo han sido una ilusión difícil de trasladar a la cuenta de resultados.

Ver el post completo

13
Nov

¿También el talento entra en crisis?

Escrito el 13 noviembre 2008 por Cristina Simón en Uncategorized

Tras más de un año largo de discusiones acerca de la batalla por el talento a la que debíamos enfrentarnos, las crecientes malas noticias sobre el impacto de la crisis en la economía productiva ponen sobre la mesa la aparente contradicción que representa un planteamiento de escasez de talento con el vertiginoso incremento de los índices de paro. ¿Cómo resolvemos el dilema?

En realidad, el concepto de talento que se maneja en la mayor parte de estos debates está basado en un puro criterio de mercado. Talento se entiende, así, simplemente como bien escaso. Si hay pocos trabajadores en el mercado para un determinado puesto las empresas obviamente se lanzarán a competir por él, con independencia de su cualificación o valía técnica. Así, hace algunos años se produjo en España un cambio social que generó una gran carestía de trabajadores para puestos en sectores como hostelería o comercio; las condiciones de trabajo no eran interesantes para los trabajadores en busca de empleo, y por tanto no había candidatos para estos puestos. Afortunadamente la inmigración compensó estos efectos, y el mercado se reguló.

Podríamos decir que en este caso el término ‘talento’ es un bonito eufemismo para denominar este ajuste a las leyes de mercado, porque para la mayoría de nosotros la palabra ‘talento’ es mucho más. El talento hace alusión a cualidades muy especiales de las personas, y de hecho en la vida cotidiana usamos la expresión ‘Tiene talento’ con un deje de admiración, para indicar que en un cierto ámbito alguien destaca sobre los demás.

¿Podemos introducir esta acepción de talento de alguna forma en este panorama de crisis? Indudablemente, las empresas quieren gente con talento. Otra cosa es que hayan dedicado esfuerzo y recursos a definir este término y lo que significa para su organización, así como para identificarlo, medirlo e intentar retenerlo. En definitiva, para hacer estrategia de gestión de personas, que es de lo que se trata. Porque las batallas por el ‘talento-bien-escaso’ se libran en el momento, a corto plazo, son de aquí te pillo-aquí te mato. Pero las del talento distintivo no son realmente batallas. Más bien representan estrategia militar, por seguir con el símil. No son reactivas ante un cambio del mercado, son decisiones conscientes de la empresa, internas y a largo plazo. Implican comprender la riqueza que suponen las personas como recursos, y la complejidad que implica gestionarlas de forma que no solamente permanezcan sino que estén dispuestas a desplegar su talento y ponerlo al servicio de la organización. Por tanto, ¿debería seguir habiendo competencia por el talento? Obviamente sí, siempre. Al menos entre aquellas empresas que quieran capitalizarlo. La batalla queda más bien reducida al entorno -esperemos que coyuntural y lo más corto posible- del impacto de la crisis en el mercado laboral.

6
Nov

De profesión PROFESOR

Escrito el 6 noviembre 2008 por Elena Méndez Díaz-Villabella en Uncategorized

Hoy me apetece compartir con vosotros un simposio para profesores que organizó la Escuela de Negocios con la que colaboro y que me ha hecho pensar mucho en la transcendencia de nuestro trabajo.

Seguir leyendo…

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar