5
Jun

¿Conseguir una venta justifica el soborno?

Escrito el 5 junio 2009 por Elena Méndez Díaz-Villabella en Política de RRHH

El 25% de 2.200 directivos de grandes empresas de 22 países europeos, piensan que sí, según  un estudio reciente ” European Fraud Survey 2009“, de Ernst & Young,  http://www.ey.com/CH/en/Newsroom/News-releases/20090519-Ernst—Young-European-Fraud-Survey. El 25% de los directivos, considera aceptables los sobornos y prácticas poco éticas como arma de venta, si ello ayudaba a los resultados de la empresa.

Ver el post completo

Comentarios

Katherine Céspedes 7 junio 2009 - 09:18

Existe un punto que me parece importante mencionar y es ahí cuando considero que no es fácil emitir un juicio ético inmediato al respecto. Me explico: ante el soborno, creo existe una diferencia entre ser quien tome la iniciativa y ser aquel que acepta las reglas del juego (lamentablemente). Coincido plenamente en llamar “tramposo” a quien sea el más proactivo en ofrecer un soborno. Pero debemos de calificar también de “tramposo” a quien se encuentra inmersos en entornos donde la corrupción está a la orden del día, no es posible hacer un negocio sin una “comisión” de por medio y se sabe de antemano que todos los competidores lo están haciendo? ¿Hasta qué punto podemos calificar eso como una extorsión y no un soborno?
Desde luego lo “moralmente” correcto sería negarse, pero lamentablemente no estamos en una situación en la que las empresas se puedan dar el lujo de descartar oportunidades y hoy muchas de ellas dependen esas pocas para sobrevivir. Entonces ¿Qué hacer? ¿Morir por la causa?

Javier Pérez 7 junio 2009 - 18:07

Teniendo en cuenta de los resultados hay una cosa que en principio debería verse positivamente: la mayor integridad de los directivos frente al resto de empleados.
Ante esto cabe también una segunda derivada y es que posiblemente los directivos mientas más que sus empleados. Espero no equivocarme al pensar que no es así.

En mi humilde opinión tan despreciable es el que soborna como el que se deja sobornar. Ambos contribuyen por igual a que la acción del soborno en sí se consume.

¿Cúal es el valor de una persona que soborna o se deja sobornar? ¿Es eso lo que nos gustaría tener en una organización?
Imaginemos por un momento que somos el mayor directivo de una empresa y sabemos que un ejecutivo está realizando sobornos para conseguir algo para nuestra organización. Imaginemos ahora que somos padres de familia y sabemos que nuestro hijo/hija está realizando sobornos para conseguir algo que nuestra familia desea.

Seguramente pocos se sentirían orgullosos de que sus hijos actuaran así. ¿Debe sentirse el alto directivo orgulloso de que su organización actúe así y permitirlo? ¿Obraría el ejecutivo igualmente sabiendo que el directivo no aprueba esos actos?
¿No se pierde la confianza en esas personas? ¿Tan díficil sería empezar a sospechar que dada la escasa moral del ejecutivo es posible que también actúe a nuestras espaldas en beneficio propio y no de la organización?

La doble moral (o falta de moral) no pueden conducir a largo plazo a nada bueno. Perdida esta aceptaríamos la famosa frase de que el hombre es un lobo para el hombre. Si dicha falta de moral se aceptase no tardaríamos en ver que de aquellos barros vienen estos lodos. ¿No se ha encardo esta crisis de demostrarlo suficientemente? ¿Necesitamos más pruebas?

Actua siempre de manera que al final de tu vida las personas a las que más estimas puedan ver y saber todo lo que has hecho sin avergonzarse de tí.

Cristina Contreras 8 junio 2009 - 19:15

Vi no hace mucho un reportaje en la televisión sobre la venta de riñones. Se sometían a operaciones para desprenderse de uno de sus riñones por cierta cantidad de dinero que pensaban les iban a sacar de la pobreza, o salir adelante en alguno de los negocios que querían iniciar. Lo que más me llamó la atención de dicho reportaje, fue el seguimiento que hicieron de dichas personas, lo qué hicieron o cómo les fue con el dinero que habían ganado. Quien había comprado un coche para dedicarse al transporte, acabó teniendo un accidente y quedó endeudado. Quien quiso salir de una situación de discriminación, la acabó encontrando en otro sitio,… Aquello me hizo ver que hay alguien que siempre gana, y no es precisamente el que pierde el riñón. ¿Sobornar para conseguir unas ventas para una empresa? ¿Vender un riñón a cambio de unas monedas? No, gracias.

AlbertoS 9 junio 2009 - 16:03

Soborno, soborno….La verdad es que lo podemos llamar sobornos si directamente los pasamos a cantidades monetarias, euritos que se pagan por acceder a contratos, a mejores condiciones…Pero creo que incluso los porcentajes son muy bajos entre los directivos: Los sobornos encubiertos en el mundo de compras y ventas existen: viajes para “formación” a ejecutivos de grandes cuentas (en lugar de formarlos en España se vana Marrakech, que es un sitio estupendo para estudiar), opíparas comidas, sorteos que siempre tocan, palcos en estadios de futbol, etc.
Dinero contante y sonante no es, pero hay un tráfico de materiales, comidas, prebendas, y otras gratificaciones materiales que nos tendría que dar a pensar. ¿Estoy equivocado? Yo creo que no, y a todos nos alegra cuando llega la navidad y nos regalan algo los proveedores…¿Eso qué es? ¿Un “detallito”? Je…
Me parece que lo que tratamos, no es que esté justificado, es que es una práctica habtual y encubierta para hacerla más llevadera.

Juan Manuel Delgado Baco 10 junio 2009 - 15:16

Existe un principio fundamental de la Mecánica que indica que toda partícula (o cuerpo, o ente) tiende a ocupar la posición o estado de mínima energía. Del mismo modo, en una sociedad globalizada como la nuestra, la ética tiende al mínimo nivel. Lo curioso no es que haya gente dispuesta a ofrecer o aceptar sobornos. Lo llamativo es que eso nos sorprenda. Por no extenderme más, adjunto un link a un simpático cuento, que seguro no es contemporáneo a Lehman Brothers ni a las hipotecas Ninja, pero que ya preveía una situación parecida.
http://trazandocaminos.blogspot.com/2007/12/por-una-jarra-de-vino.html

Marta de Diego 10 junio 2009 - 15:41

Desde mi punto de vista puede ser una cuestión de corto o largo plazo. Si una empresa como organización o un directivo tiene el foco en el corto plazo, estará muy “tentado” a poner en práctica este tipo de actitudes que les van a ayudar conseguir sus objetivos. Sin embargo, aquellas organizaciones que tienen como objetivo su sostenibilidad en el largo plazo y no el “pelotazo” tienen que evitar entrar en este tipo de juegos, pues muy probablemente presentarán efectos negativos en el futuro.

La ética de una empresa se configura por las formas de hacer las cosas de sus integrantes y no puede estar sujeta a situaciones de tipo coyuntural como pueden ser los momentos de crisis pues, trasladado a nivel personal, es como si fuera lícito robar por el hecho de haber perdido el trabajo. La gestión de los riesgos de reputación e imagen en los que puede incurrir una empresa en la que sus directivos practiquen el soborno, es una parte básica para garantizar la sostenibilidad en el largo plazo.

Por ello, las organizaciones deben hacer explícitas sus políticas en este campo y establecer los mecanismos oportunos que aseguren su cumplimiento. Políticas que no sólo van en la dirección de quién ejerce un soborno, sino en la dirección de quien lo recibe. En este punto es complicado establecer, por ejemplo, una política coherente y general de regalos que delimite lo que es éticamente o estéticamente aceptable. Para mí, sería lícito aceptar un “regalo” o atención cuando tengo claro que no va a condicionar mi decisión sobre un proveedor, pero esta regla de medir es distinta para cada individuo y, es por esto, por lo que muchas empresas no tienen más remedio que incluir en sus principios de actuación la prohibición de recibir ningún tipo de regalo.

Javier Sanchez-Pobre 11 junio 2009 - 21:34

Esta claro que la opinión hasta ahora generalizada en el blog es que si empezamos con los sobornos y perdiendo la ética profesional a la larga no sabremos donde poner los limites.

Por otro lado también esta claro que el deterioro de nuestra imagen es algo que no se paga suficientemente ya que nuestra imagen nos seguirá siempre y nos pasara factura posteriormente. Nunca sabes las vueltas que da la vida.

Sin embargo, yo tengo la duda sobre como manejar esas comidas, cafés, etc. que facilitan la creación/mantenimiento de nuestra red de contactos.
En muchos de esos casos habría que distinguir hasta que punto ese contacto o relación es contigo, o contigo como representante de tu empresa.
Y hasta que punto tu mantienes ese encuentro para facilitar la relación pero la otra parte espera una contrapartida del encuentro o viceversa.
Quizás con tantos cuidados de no caer en el soborno, estamos matando mas de una vez nuestra posible red de contactos.

Mónica Rico 11 junio 2009 - 21:45

El hecho de que 1 de cada 4 ejecutivos reconozca que recurriría al soborno da que pensar, y eso que el estudio considera sólo las grandes compañías, que supuestamente tienen más procedimientos de control y políticas de ética que las pequeñas y medianas empresas.

Sería interesante hacer la encuesta en las PYMES y comparar los resultados. Creo que el porcentaje subiría considerablemente.

En mi opinión, conseguir una venta no justifica el soborno, pero ¿cómo contrarrestar los sobornos?
Aunque cada vez hay más iniciativas y programas que ayudan a las empresas a implantar buenas prácticas e intentar erradicar el soborno, es verdad que en tiempos de crisis, cuando las cosas se ponen especialmente difíciles, de lo primero que se olvidan las empresas, directivos y empleados es de la ética y de la responsabilidad social corporativa.
En momentos críticos, las buenas prácticas quedan en un segundo plano y la supervivencia “cueste lo que cueste” pasa a tomar más importancia.

Pero…. incluso en estos tiempos, quiero creer que las intenciones son buenas y que cada vez hay una mayor conciencia ética.

Juan Nogales Selva 12 junio 2009 - 10:13

Las empresas que desarrollan su actividad íntegramente, tienen una ventaja competitiva clara: su riesgo de colapso es menor.
Después de Lehman ¿Cuántos fondos de inversión van a apostar por compañías cuyas prácticas sean dudosas?
Pongamos otro ejemplo, Siemens, acusada de sobornos para conseguir contratos desde 1999 hasta 2006, fue condenada al pago de una multa de $1300 milloes de dólares en 2008, con el consiguiente desplome de su acción.

Simplificando, la cuestión de la integridad en los negocios es una decisión de altos beneficios a corto o moderados a largo, con una prima de riesgo mucho más inquietante en el primer caso.

Así, si en nuestros objetivos estratégicos consideramos la supervivencia y el crecimiento a largo plazo, entonces no tendremos más remedio que incorporar la integridad como una de nuestras metas principales, y actuar en consecuencia.

Maria Montis Kramer 12 junio 2009 - 15:13

No se ha mencionado si la encuesta es o no anónima. Me refiero a que muchos directivos quizás hayan preferido dar su mejor cara con respuestas políticamente correctas si por algún motivo -por remoto que fuera -alguien descubre su identidad y su autentica ética.

El resto de los empleados, se sienten quizás menos observados, mas pertenecientes a “la masa”, (ese ente que, al final no tiene nunca “culpa” de nada…), y quizás por eso se atreven a ser más sinceros…desgraciadamente al ver el resultado de lo que realmente pensamos y nuestro pobre grado de ética natural.

Pero no olvidemos que los directivos antes han sido meros empleados, ¿les ha dado a todos un ataque repentino de ética? ¿O han aprendido ésta en el transcurso de su vida laboral?…antes tendería a pensar lo contrario…

Además, estoy con Mónica, quizás nos sorprendiéramos si la encuesta se realizara entre las PYMES. Aunque estas prácticas de soborno no están justificadas nunca, un aspecto a considerar como “atenuante” es, el grado de necesidad puntual de un empresario en esta etapa de crisis, por ejemplo, que tenga que decidir entre cerrar su empresa (más si detrás tiene familia, hijos, hipoteca, empleados…) o darle un “empujoncito de apoyo” para competir. ¿Cómo podemos convencerle de que la ética, a parte de perder el contrato que salvaría a su empresa, le va a dar de comer?

No apoyo el soborno, de hecho creo que la ética debe están por delante de todo (si no estamos realmente acabados) pero dejo esa pregunta encima de la mesa, o más bien en las pantallas de vuestros ordenadores, para seguir el debate y la reflexión.

Rodrigo del Hoyo 15 junio 2009 - 11:07

¿Qué es poco ético pagar impuestos revolucionarios? Estoy absolutamente de acuerdo, pero también querría ver yo a muchos en la situación de ver que la empresa (suya o no) por la que estuvieron trabajando los últimos años pasa por el aro y paga la extorsión o se va a la suspensión de pagos por no conseguir el negocio que le salvaría, a él y a doscientos puestos de trabajo.

Pongamos otro ejemplo menos dramático para la empresa, pero que también se da en muchas ocasiones: Una empresa que quiera invertir en África. ¿Creemos seriamente que para conseguirlo no se va a tener que adaptar a las “costumbres” del lugar? ¿Qué hacemos? ¿Dejamos la oportunidad para nuestra empresa y para la región receptora que quizás vería la inversión extranjera como un maná del cielo? Si quieres invertir en África no puedes ir con la misma mentalidad con que harías los negocios en España. El hecho de entrar a hacer negocios allí, e invertir podría ir desarrollando la zona, y que en unos años ellos mismos se hagan este tipo de cuestiones morales. Si no entramos tendrán menos posibilidades de desarrollarse.

El que fomenta este sistema pernicioso es el que exige o acepta los sobornos. Esta persona hace verdadero daño a un sector o economía. En sectores o economías dónde el soborno está generalizado, una sola persona honrada que esté en la posición de aceptar estos pagos y no lo haga, es el que rompe la baraja. Esta persona es la que podría cambiar el sistema y hacerlo mejor.

El problema es que un sistema tiene que funcionar y no obligar a pagar impuestos revolucionarios para que te den un contrato público o privado. Tenemos que buscar ser una economía en la que no se produzcan situaciones que obliguen a la empresa o directivos a verse en esta disyuntiva.

En conclusión, ser absolutamente inflexible a la hora de juzgar al que se ve en situación de pagar un soborno (recibirlo es directamente robar) es fácil desde un punto de vista teórico. En la práctica cada caso es diferente, y juzgar éticamente las diferentes situaciones no es evidente.

Saludos

Alfredo Maldonado García-Verdugo 7 julio 2009 - 19:00

Yo creo que cualquier empresa que quiera competir en un entorno tan globalizado como el actual en el que la responsabilidad corporativa es cada vez más importante, las prácticas como el soborno no tienen cabida. De hecho, Enron, Lehman Brothers por poner un ejemplo han sido compañías que no han realizado sus actividades acordes a lo éticamente recomendado y ¿cómo han acabado? De hecho, si una empresa empieza a sobornar, no significa que una empresa sea la que soborne, sino que son los empleados de esas firma los que sobornan, empezando una espiral de cultura empresarial que da verdadero vértigo. Es por ello, que aunque algunas compañías realicen estas prácticas, no es recomendable que ésta impere en la cultura empresarial, por el riesgo que ello conlleva para todos los estamentos de la compañía.

Victor Dezerega 6 septiembre 2009 - 15:09

HOLA: me permito recordar -no textualmente- el imperativo categórico de Kant “…la mayoría se porta bien por temor a las consecuencias, desgraciadamente un grupo afortunadamente pequeño se porta mal p q eso es lo suyo, pero afortunadamente un grupo desgraciadamente pequeño se porta bien p q eso es lo suyo… Un Papa reciente dijo “…no es malo ser bueno” Yo concuerdo con ellos, desde el punto de vista de la razón práctica… es inútil criticar y reclamar sin penalizar fuertemente… es inútil aconsejar y esperar q los corruptos hagan caso… desgraciadamente el desprecio social no es suficiente… Johson y Johson ha demostrado -financieramente- q respetar su “credo” le ha resultado rentable en el largo plazo… durante más de 100 años. VDC.

piano rentals 21 enero 2010 - 21:46

piano rentals…

Hello 😉 Thanks heaps for this indeed!… if anyone else has anything, it would be much appreciated. Great website Super Piano Links http://www.en.Grand-Pianos.org Enjoy!…

Gustavo 19 julio 2012 - 06:10

Hola que tal a todos es verdad que un soborno etico justifica una venta pero si bien tiene que ser en cuanto al marketing web, contenido de alto valor, puesto que asi nos ganaremos la credibilidad de nuestro suscriptor
Te invito a descargar gratis 7 e-books que serviran como ejemplo de como puede ser ello solo descargalos y puedes tomar un fragmento para regalarlo como soborno etico saludos
http://www.ibooksgratis.com

Meir Ezra 7 julio 2014 - 14:46

Meir Ezra

Human Resources » ¿Conseguir una venta justifica el soborno? | IE Business School

Clarissa 27 diciembre 2015 - 20:03

Hay muchas maneras de llevarlo a cabo, sin hacer sobornos.
http://descargar.tips/5-tips-antes-de-descargar-un-archivo/

uffure 5 junio 2016 - 01:11

vender su riñón? ¿Estás en busca de una oportunidad de vender su riñón por dinero debido a la ruptura financiera hacia abajo y usted no sabe qué hacer, a continuación, póngase en contacto con nosotros hoy en día en el hospital y le uffure ($ 500,000USD) prestará para su riñón.
Nuestro hospital está especializado en cirugía renal y también nos ocupamos de la compra y el trasplante de riñones con sala de un donante correspondiente. Estamos ubicados en la India. Si usted está interesado en la compra o venta de riñones por favor no dude en ponerse en contacto con nosotros a través
correo electrónico: uffurehospital33@gmail.com
En espera de su respuesta.
El Dr. Peter Williams

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar