29
Oct

Where the hell is Matt?

Escrito el 29 octubre 2010 por Elena Méndez Díaz-Villabella en Desarrollo profesional, Varios

Where the hell is Matt?

Por Elena Méndez Díaz-Villabella

Matt un chico normal de 33 años con una historia poco normal. Matt abandonó en el 2003 su trabajo para buscar nuevos horizontes. Decidió viajar por el mundo y darse un tiempo para reinventarse.

Ver el post completo

Comentarios

Miguel Monleón 7 noviembre 2010 - 19:48

Buenas tardes,
Al hilo del post colgado por Elena, me gustaría presentaros el caso de Iguana Sell, una compañía española fundada por dos jóvenes emprendedores en el año 2006. Estos dos amigos, mirando por el retrovisor la crisis “puntocom”, decidieron replicar en nuestro país el modelo de negocio de las llamadas “drop off stores” que tanto éxito había tenido en EEUU y Gran Bretaña un año antes. Para el que le suene a chino, la idea es sencilla: personas que deciden desprenderse de objetos que ya no necesitan, utilizan un intermediario como eBay para que se ocupe de su venta a través de internet.
Iguana Sell está orientada a la venta de artículos exclusivos como plumas, mecheros o relojes entre otros, para coleccionistas o personas con alto poder adquisitivo que buscan un regalo único y diferente. El 70 % de sus ventas se realizan fuera de España a países como Alemania, EEUU, Rusia o China.
Hay dos aspectos que me llamaron poderosamente la atención cuando conocí esta compañía. El primero fue comprobar cómo una persona que vive en China es capaz de comprar una pluma de 4.000 € a una pequeña empresa madrileña. El segundo aspecto sorprendente fue averiguar cómo Iguana Sell pudo subsistir, durante casi dos años, con un negocio de venta de artículos de lujo por internet sin una página web propia.
Los chicos de la iguana lograron crearse una reputación en la red y ganarse la confianza de sus clientes a través de plataformas como eBay o foros especializados. Estas fueron las bases del éxito de su negocio, con 3.103 recomendaciones y un 99,9 % de votos positivos a sus transacciones en una de las plataformas utilizadas para la venta.
El comercio está cambiando y las organizaciones deberán responder a este cambio. Como dice Elena en su artículo: “Con Internet es posible crear conexiones y tener conversaciones entre personas que simplemente antes era imposible”.
El comprador tiene acceso a, cada vez, más información a la hora de realizar una compra. Y no solo tiene acceso a comprar, sino que tiene la posibilidad de colgar una opinión que otros pueden leer, y expresar así su conformidad o su enfado con el producto adquirido, con el plazo de entrega o simplemente con el trato recibido. Las posibilidades de conexión entre personas que ofrece la red son infinitas y esto ha llevado a confiar más en la opinión de un grupo de personas que previamente han experimentado esa misma experiencia de compra que en las palabras de garantía de las compañías.
Esta interacción entre consumidores hace que las compañías deban generarse una “reputación” en la red que se antoja fundamental para su subsistencia a largo plazo. El que sepa adaptar su modelo de negocio al nuevo ambiente de mercado, se llevará el gato al agua.
Os dejo esta frase que me encanta:

“El tren de las pistas (clue train) se detuvo allí cuatro veces al día durante diez años y ellos nunca aceptaron una entrega”.

Veterano de una firma que caía en picado de la lista de 500 de la revista Fortune

Un abrazo,

Miguel

Luis Caballero Alcalde 8 noviembre 2010 - 23:32

Entiendo que al igual que las empresas deben hacer una seleccion de personal, acorde con su cultura, estrategia y otros. El empleado debe valorar esto mismo a la hora de aplicar o intentar entrar en una corporacion, y es que debemos de alinear lo que nos motiva realmente con nuestra vida profesional, algo que es dificil a veces, excepto en casos donde existe una vocacion hacia una profesion o actividad concreta.

ricardo do couto 9 noviembre 2010 - 12:57

Hola a todos,
¿qué os provoca la historia de Matt?…..por mucho tiempo me quedé “rumiando” que impacto tiene sobre mí esa historia…pues la verdad es que tras visitar su home page, ver sus videos en youtube, visitar la home page de Stride …mi conclusión es que no quiero bailar CON Matt , lo que quiero es bailar COMO Matt.
Explico: sin duda es admirable y todo un éxito que te paguen para viajar los 5 continentes, que puedas vender la banda sonora de tus viajes, que tus videos sean famosos en youtube y que tengas miles de amigos en facebook pero a mí lo que realmente admiro es que ese chico tenga escuchado su voz interior y que se haya dado cuenta que había algo más “out there”.

¿Cuántas veces uno se despierta y piensa: ¡quiero cambiar mi vida, quiero reinventarme ¡ y sin embargo seguimos haciendo el mismo trayecto al trabajo, manteniendo la misma rutina y así mismo esperamos que algo cambie….y esperamos, y esperamos…y no hacemos caso a nostros mismos cuando nos cuestionamos y nos invitamos a cambiar.

Pues para mí esa es la enseñanza de la historia de Matt, ningún sabor de chicle va a cambiar mi vida y no es necesario irme al Tibet para reinventarme, el primer paso de la aventura es escucharme.

Por cierto, yo no quiero bailar con Matt pero el que se apunte tendrá que buscar un hueco en la agenda…ahora mismo él se encuentra en las Antillas Holandesas.

Un saludo.

Arturo Carranza 10 noviembre 2010 - 12:06

La forma de gestionar de la inmensa mayoría de los ejecutivos actuales es la que aprendieron hace 20 ó 30 años pero el mundo de hoy ya no es el mismo que entonces. El mundo se compone hoy de personas 2.0, empapadas en tecnologías de la información y adictas a las comunicaciones sociales virtuales.

Esto debería afectar directamente a la forma de gestionar los RR.HH en la empresa.

Lo que realmente genera valor en las organizaciones, en términos sostenibles, son las personas empleadas en ella y su relación con los stakeholders. Es la forma de diferenciar finalmente una empresa de otra.

Elena Méndez 11 noviembre 2010 - 23:59

Gracias Miguel por compartir esta experiencia.

Erwin 28 septiembre 2015 - 19:16

Excelente ayuda! Espero se pueda tener seguridad del tema.

Maria 12 mayo 2016 - 11:40

Para mi punto de vista es una historia interesante. Probablemente si muchos de nosotros hiciéramos cosas así a lo largo de la vida nos daríamos cuenta de muchas cosas y seguro que seríamos más humanos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar