Archivo de la Categoría ‘Mercado laboral’

18
Sep

El talento no tiene edad

Escrito el 18 septiembre 2006 por Cristina Simón en Mercado laboral

Uno de nuestros alumnos nos recuerda en el Foro sobre Mercado Laboral que mantenemos en la Comunidad de RRHH de Global Communities que a partir del 1 de octubre entra en vigor en Gran Bretaña su Ley de igualdad en el Empleo (Employment Equality (Age) Regulations). Otra medida del gobierno británico que, junto a programas como HSMP (High Skilled Migration Programme), prepara su mercado laboral para las previsibles carencias de talento que nos deparará la evolución demográfica. Obviamente es un problema de eliminar prejuicios y discriminación. En el caso de HSMP era la inmigración -tanto alumno cualificado que tras su Master en el IE tiene que abandonar nuestro país por problemas de papeleo, tanto talento perdido para nuestra causa-. En el de EER pretende eliminarse la discriminación por razones de edad.

A partir del 1 de Octubre, un trabajador tiene derecho a reclamar la continuación de su vida laboral más allá de la edad de 65 años. Tan simple como esto. Eliminar la edad del criterio de rendimiento del empleado. Ya no se es menos productivo o peor trabajador a medida que uno se acerca a los 60. Claro que muchas facultades merman con el paso del tiempo, pero otras muchas ganan con la madurez y la experiencia. Lo decide el propio profesional.

Seguir leyendo…

25
Jul

Marchando una de ideas!!!

Escrito el 25 julio 2006 por Cristina Simón en Mercado laboral

Hablando de nuevas formas de trabajo, recientemente surge un modelo interesantísimo desde el universo Internet: el Crowdsourcing. Una (mala) traducción del término sería algo así como ‘obtener de la multitud’, y consiste en la creación de una comunidad de conocimiento y creatividad, accesible de forma universal, donde quien lo desee puede contribuir con sus propias ideas sobre temas concretos -seguramente la wikipedia está en el origen de la idea. Una de las empresas más recientes basadas en Crowdsourcing es Cambrian House, que elabora software a partir de las ideas aportadas por internautas que reciben royalties de las ventas de los productos por ellos ideados.

Lo interesante a efectos de Recursos Humanos es que las empresas ven en estas comunidades interesantes oportunidades de gestionar talento y capitalizarlo para sus propios intereses, generando un tipo de relación absolutamente bajo demanda. Un ejemplo ya consolidado es Innocentive, una web que actúa de intermediaria entre empresas de biotecnología y ciencias de la salud y miles de equipos de investigadores de todo el mundo. Las empresas ‘publican’ sus problemas y los científicos aportan sus soluciones, muchas de las cuales desarrollan en forma de ensayo bajo su propio riesgo. Cuando la solución es satisfactoria para la empresa, ésta compensa con una determinada cuantía al equipo. Innocenter actúa como ‘broker’ y coordinador de todo el proceso, manteniendo las necesarias garantías de confidencialidad que este tipo de proyectos requiere.

Ingenioso, ¿no? Si ayer mencionaba el fenómeno del ‘trabajador sin barreras’, el modelo de crowdsourcing resulta todavía más novedoso. Aparentemente todos ganan: la empresa ahorra inversiones en I+D y se beneficia de la creatividad universal, y los equipos acceden a fuentes de financiación en temas de su interés. Y desde el punto de vista de modelos de empleo, estos modelos trabajan como el mercado de valores ‘on the spot’ –intercambios eficientes de buscadores de servicios y proveedores de soluciones, sin relación laboral permanente de por medio. Parece una tendencia imparable, impulsada por Internet, que todo lo transforma en intercambio de mercado…

24
Jul

Las reglas del juego en el mercado laboral

Escrito el 24 julio 2006 por Cristina Simón en Mercado laboral

Nos esperan muchas sorpresas en el mercado de trabajo en los próximos tiempos. Nuevas formas de trabajo surgen en este cambiante mundo de los negocios, casi siempre con la tecnología como facilitador de fondo. Aunque de reciente aparición, la figura del ‘trabajador sin barreras’ (boundaryless worker), aparece con creciente frecuencia entre los profesionales de nuestro país. Es éste un perfil de alta cualificación, no necesariamente con experiencia, y que renuncia a la (aparente) seguridad de un puesto fijo en una compañía para convertirse en un free-lance con la aspiración de trabajar en proyectos por su interés y oportunidades de desarrollo. Podría pensarse a partir de mi definición que estamos hablando del ‘autónomo’ o del consultor free lance, pero el trabajador sin barreras va más allá, es una forma de vida. Estudios americanos muestran que entre la población menor de 40 años los trabajadores con intereses en esta línea ya duplican a los de mayor edad.

No debería sorprendernos, por otra parte, el muy probable auge de este tipo de modelo laboral. Llegado el fin del vínculo de estabilidad que las empresas han ofrecido a lo largo de los años (y que en nuestro país consolidó de hecho el verbo ‘colocarse’ como sinónimo de empezar a trabajar, con todas sus connotaciones de estabilidad –¿a cuántas madres no hemos oído manifestar orgullosas ‘el niño ya se nos ha colocado’?) ¿qué otra cosa puede ofrecer una empresa?

La ley del mercado se impone con crudeza, y mucho me temo que las nuevas generaciones están dispuestas a entrar al juego con sus propias armas…

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar