- Human Resources - https://humanresources.blogs.ie.edu -

Voluntariado de Capital Humano

Una excelente muestra de lo valioso del capital humano se encuentra en explotar lo que se denomina contribuciones voluntarias del usuario. Internet se ha convertido -una vez más- en el generador de la innovación. La Red hace posible que miles, millones de personas depositen y compartan de manera voluntaria sus valoraciones sobre productos y servicios que han experimentado como clientes, y que aportan una información utilísima para las empresas a efectos de lo que llaman ‘minería de datos’.

Un magnífico ejemplo lo constituyen las valoraciones de servicios que encontramos, por ejemplo, cuando buscamos un hotel por Internet. Es cierto que muchos usuarios escriben sus experiencias de forma completamente voluntaria, tanto las positivas como las negativas, y esto es lo que se denomina contribuciones activas. Encontramos las mejores prácticas de este tipo en eBay [1]o Craigslist [2], donde son los mismos clientes los que aportan la mercancía a vender, o en los ya tan famosos Wikipedia [3]o YouTube [4]. Pero tenemos, además las contribuciones pasivas, como cuando en Amazon [5]buscamos un determinado tipo de libros y con ello estamos definiendo nuestras preferencias y por tanto dando pistas fundamentales a efectos de marketing o incluso de gestión de stock.

Uno de los pioneros de los sistemas de contribución, Scott Cook [6], establece algunas razones fundamentales por las que las personas participan en estos sistemas: sentirse bien formando parte de una comunidad virtual, ganar reputación (como ‘revisores’ por ejemplo), o simplemente encontrar un espacio donde expresarse libremente. No podemos olvidar el puro altruismo: tanto una experiencia mala como una excelente pueden movernos a expresarla socialmente, bien para que otros la eviten o para compartir el disfrute.

Uno de los mantras de gestión de Recursos Humanos es que hay que conseguir el compromiso de los empleados, sus contribuciones voluntarias, lo que se llama su ciudadanía corporativa. Es muy probable que muchos de estos contribuyentes voluntarios sean los empleados que día tras día no mueven un dedo más allá de la definición mínima y burocrática de sus funciones. Quizá sea cuestión de buscar el resorte de la contribución voluntaria, creando un ambiente que cumpla alguna de las condiciones anteriores. Quizá aquí residan las claves de la optimización del capital humano en las organizaciones.